Unión Demócrata Independiente

Discurso trigésimo primer aniversario UDI

Partido - 16 octubre, 2014
Discurso trigésimo primer aniversario UDI

ERNESTO SILVA M√ČNDEZ, PRESIDENTE UNI√ďN DEM√ďCRATA INDEPENDIENTE

Han sido s√≥lo 5 meses de haber asumido la presidencia de la UDI. Hoy no puedo sino sentir un gran orgullo de verlos a todos aqu√≠ reunidos para celebrar los 31 a√Īos de nuestro partido. Esta noche no s√≥lo revisamos nuestra historia, conmemoramos nuestros hitos y nos encontramos con nuestros valores m√°s profundos, sino que tambi√©n es una oportunidad para mirar hacia adelante y establecer algunas l√≠neas de acci√≥n para enfrentar el enorme desaf√≠o que nos deparan los pr√≥ximos a√Īos.

En 1983 se vivía una dura realidad, no sólo para el país sino para nuestras ideas. A lo convulsionado del momento político, se sumaba una fuerte crisis que hacía dudar a muchos sobre la eficiencia de las profundas reformas que se estaban implementando para transformar a Chile en una economía sólida y estable.

A pesar del dif√≠cil momento, hubo un grupo de valientes que se atrevi√≥ a pensar en algo que parec√≠a imposible, fundar un movimiento con principios claramente definidos y a veces impopulares, de centro derecha pero con un profundo sentido social, un experimento √ļnico en el mundo.

No s√≥lo se atrevieron sino que lo lograron. Desde ah√≠ comenzamos a escuchar frases in√©ditas y dif√≠ciles de creer por esos a√Īos: ‚ÄúLe combatiremos palmo a palmo las poblaciones a la izquierda‚Ä̂Ķ

Cuando fuimos un partido peque√Īo, nos respetaron por la firmeza en la defensa de nuestras ideas y honrar siempre la palabra empe√Īada. Muchas veces trataron de callarnos. Los asesinatos de Jaime Guzm√°n y Sim√≥n Y√©venes fueron duros golpes, nos hirieron profundamente en el alma, pero no fueron capaces de desdibujar nuestra esencia, fuerza y coraz√≥n, pero sobre todo nuestra vocaci√≥n‚Ķ

La UDI siempre ha sido un partido con identidad clara. No nació para representar una clase o para servir a una ideología, sino para defender las ideas de la libertad y para poner ante todo a la persona y al individuo como centro del debate. Nació por la necesidad de una generación de ponerse al servicio de Chile, especialmente de los más vulnerables y la clase media.

Hoy recogemos con m√°s fuerza que nunca esos principios fundacionales para decirles que la UDI, el partido m√°s grande de Chile, no se dejar√° vencer jam√°s por los obst√°culos, por las amenazas o las persecuciones de quienes nos consideran la √ļnica fuerza capaz de detener el avance de malas pol√≠ticas, que significar√°n no s√≥lo la destrucci√≥n del pa√≠s que hemos construido entre todos, sino hipotecar el futuro de varias generaciones de chilenos.

Durante estos meses nos han dicho reiteradamente que estamos solos. Sin embargo, tenemos la certeza de que, sin perder nuestra identidad y defendiendo nuestras convicciones m√°s profundas, hemos logrado sintonizar con una ciudadan√≠a que est√° ansiosa por cambios pero no de la manera que lo plantea el gobierno y la Nueva Mayor√≠a. Nosotros nos sentimos acompa√Īados e identificados con esa gran oposici√≥n social que ha salido a las calles a decir NO y estamos seguros de que nuestra consecuencia pronto dar√° frutos.

Durante d√©cadas Chile ha mostrado solidez econ√≥mica, gobernabilidad y confianza en su institucionalidad democr√°tica, lo que le ha hecho merecedor de un reconocimiento internacional. Ello no ha sido fruto de la casualidad, sino del esfuerzo sostenido que hemos realizado entre todos para construir el pa√≠s que queremos, uno donde todos puedan cumplir sus sue√Īos y donde todos puedan desarrollar todo su potencial, vengan de donde vengan‚Ķ

Chile es hoy un pa√≠s de m√°s oportunidades, donde gozamos de estabilidad y valoramos la libertad. Sin embargo, hoy enfrentamos amenazas que pueden da√Īar gravemente no s√≥lo nuestro futuro sino el de nuestros hijos.

Chile, por primera vez desde el retorno a la democracia, se enfrenta a un gobierno, que apunta a demoler los cimientos de un país del que ustedes, yo y la mayoría de los chilenos, estamos orgullosos…

Hoy Chile nos necesita. La batalla que tendremos que dar durante los pr√≥ximos a√Īos quiz√°s sea la m√°s dura en d√©cadas, porque s√≥lo en los √ļltimos siete meses hemos podido constatar c√≥mo el t√©rmino IDEOLOG√ćA ha sido la forma de describir la mayor√≠a de las acciones y reformas planteadas por la Nueva Mayor√≠a al pa√≠s.

Pero ¬Ņqu√© significa estar frente a un gobierno dominado por la ideolog√≠a?

Significa que estamos en manos de un grupo de personas, que pretenden determinar, cómo debemos vivir de ahora en más.

Significa, que ese pensamiento es m√°s importante que la raz√≥n o el sentido com√ļn.

Significa, que estamos en manos de un grupo, al que no le importa las consecuencias de sus actos, ya que el fin justifica los medios y ese fin, esa meta es demoler el pa√≠s que tenemos, para construir uno nuevo, seg√ļn sus ideas, las mismas que ya han fracasado a lo largo de la historia y que han llevado a la ruina, a otros pa√≠ses del mundo.

Significa dividir a Chile entre supuestos buenos y malos…siendo los malos, todos aquellos que nos oponemos a la demolición de esta casa sólida, firme y con futuro…que se llama Chile.

Amigos, Chile enfrenta en el 2014, a un gobierno ideológico que parte con el encubrimiento de la verdad de los hechos y que usa el eslogan como arma, para ofuscar u opacar la realidad, con el objetivo de volvernos ciegos.

Los chilenos, tenemos al frente un grupo de personas que tienen como √ļnico objetivo instalar su ideolog√≠a y est√°n dispuestos a hacerlo:

Sin escuchar

Sin dialogar

Sin ver las consecuencias

Sin tener contacto con la realidad.

La Nueva Mayoría ha cambiado el concepto esperanza, por el de amenaza.

Hoy como nunca antes la esperanza está amenazada por una reforma tributaria…

Que va en contra del emprendimiento…

Que va en contra del crecimiento…

Que va en contra de la inversión…

Que va en contra del empleo…

Y que va en contra de la esperanza de cada chileno y de cada chilena…cada vez que emprenden un proyecto de vida.

Tambi√©n se amenaza la esperanza y los sue√Īos de cada padre y de cada madre sobre el futuro de sus hijos, se amenaza la libertad de elegir d√≥nde estudiar, qu√© estudiar, con qui√©n estudiar y de qui√©n aprender. Se amenaza la esperanza de los sostenedores. Se amenaza a los profesores. Se amenaza a los alumnos, pero lo m√°s importante es que se amenaza el futuro del pa√≠s pretendiendo eliminar lo que funciona y descuidando totalmente aquello que requiere m√°s esfuerzo y recursos, la educaci√≥n p√ļblica.

Se amenaza la inteligencia y el sentido com√ļn de los chilenos, cuando se mantiene un rumbo, al que los chilenos le dicen no.

Pero hay un bastión, con el que estos ideólogos no contaban y que no podrán demoler: la UDI.

Y somos nosotros los que debemos tener como objetivo hacer que lo que la ideología de la Nueva Mayoría apunta a dividir lo transformemos con valentía, con unidad y con el profundo amor que tenemos por Chile en unión por el futuro y la libertad de todos los chilenos.

Como presidente de la UDI estoy seguro, que todos estamos de acuerdo en que y que este es el momento en el que los chilenos necesitan a la UDI m√°s que nunca para decir ALTO.

Dejando de lado el inter√©s pol√≠tico, para dar paso al inter√©s com√ļn que no es otro que mantener la esperanza viva, de ser el pa√≠s libre y con chilenos que sue√Īan, con un futuro mejor.

Esa es la UDI que espera ver el país.

Nos espera una gran batalla, quizás la más importante que hemos dado en décadas. Son millones los que confían en nosotros para liderar la oposición y están dispuestos a trabajar, desde todo los ámbitos, para que volvamos a ser Gobierno.

Porque si bien hay mucho en qué mejorar, Chile no es el país gris, fracasado y derrotado que nos quieren hacer ver la izquierda. Por el contrario, vivimos en un país sano, fuerte, estable, culturalmente dinámico, que progresa, que mira hacia adelante. Los chilenos, hoy ciudadanos empoderados y demandantes, rechazan un gobierno que los agobia y les quita derechos adquiridos, que es cautivo de un programa que ha quedado obsoleto y que no pone el foco en lo importante: el empleo, la salud, la educación, la seguridad y la lucha contra el terrorismo.

Lamentablemente, hoy nos encontramos frente a una disyuntiva histórica y un peligro inminente. En sólo 7 meses el Gobierno de la Presidenta Bachelet ha sembrado la incertidumbre, el temor y la desconfianza.

Partamos por el grave frenazo que experimenta nuestra economía…

FRENAZO ECON√ďMICO

En estos 6 meses todos los indicadores de la econom√≠a en Chile han sufrido un deterioro. Chile pas√≥ del grupo de pa√≠ses l√≠deres en los rankings de Am√©rica Latina, la OCDE y el FMI, al equipo que conforman Argentina, Venezuela y Brasil, pa√≠ses que arrastran crisis desde hace a√Īos.

Hasta ahora se han perdido 140 mil puestos de trabajo, lo que significa que diariamente más 750 chilenos quedan desempleados, con las dolorosas consecuencias que esto trae a miles de familias chilenas que ven cómo sus oportunidades disminuyen.

Un 97% de la pérdida de empleo corresponde a pymes. Esto se debe, en gran parte, a la caída en la inversión y al clima de incertidumbre que vive el país por las reformas que están en proceso.

SALUD

La salud es quiz√°s el gran desaf√≠o pendiente que deberemos enfrentar en los pr√≥ximos a√Īos y el que ocupa el n√ļmero uno en las preocupaciones de las personas. Millones de chilenos sufren hoy una deficiente atenci√≥n en salud. Muchos de ellos esperan a√Īos por una operaci√≥n, no cuentan con recursos para financiar enfermedades de alto costo o deben sufrir las consecuencias de que los centros asistenciales no cuenten con especialistas.

En vez de encontrar soluciones y avanzar para solucionar los problemas, el Gobierno ha respondido deteniendo la construcción de 12 recintos hospitalarios y afirmando que el 7% que cotizan los chilenos en salud no les pertenece. Una nueva muestra del predominio de la ideología y la falta de sintonía, que durante el paro de 28 días en el hospital El Salvador, le costó al país $1000 millones e impidió que se realizaran 10 mil consultas y se tuvieran que reprogramar 800 cirugías.

¬Ņ D√≥nde estuvo el gobierno para detener este paro ideol√≥gico? ¬ŅQu√© hizo para defender a los pacientes que se sintieron postergados y abandonados?

Mientras la ministra se reunía con los gremios, que presionaban al gobierno para bajar la concesión del nuevo hospital, nosotros estábamos con los pacientes, presentando un recurso de protección.

EDUCACI√ďN

La reforma educacional no destina un peso a mejorar la calidad de la educaci√≥n p√ļblica y por el contrario, destina todos sus esfuerzos en terminar con la educaci√≥n particular subvencionada, cort√°ndole las alas no s√≥lo a los ni√Īos sino tambi√©n a quienes por vocaci√≥n han decidido leg√≠timamente emprender en educaci√≥n.

Se estima que esta mala reforma que hoy s√≥lo alcanza un 49% de aprobaci√≥n ciudadana hipotecar√° el futuro de m√°s de 2 millones de ni√Īos en todo Chile.

Hemos debido enfrentar a un gobierno err√°tico, contradictorio, que juega no s√≥lo con el derecho de los padres a elegir, sino tambi√©n con la expectativas de miles de ni√Īos que sue√Īan con un futuro mejor.

Queremos decir hoy al ministro y a la Presidenta que jam√°s vamos a permitir que se les quiten los patines a los ni√Īos de la educaci√≥n particular subvencionada, que vamos a seguir dando una dura batalla para defender y apoyar la libertad de elegir, que no vamos a descansar hasta tener profesores mejor remunerados y m√°s motivados, porque a diferencia del Gobierno, nos importa la calidad.

TERRORISMO

De la esperanza de vivir en un país en paz hemos pasado a vivir bajo la amenaza del terrorismo.

A mediados de agosto dijimos:

Cuidado, el terrorismo se encuentra en una de sus etapas de adoctrinamiento, prueba / error y financiamiento, para muy pronto pasar a las acciones de alto impacto.

Nos trataron de alarmistas, llegaron a decir que en Chile no hab√≠a ning√ļn proceso terrorista y que lo que exist√≠a era un conflicto social y algunos grupos de locos antisist√©micos.

Pero lamentablemente los hechos nos dieron la razón…

Se demostró que sí existen grupos terroristas.

Se demostró que los robos están asociados al terrorismo.

Se demostró que en la Araucanía no existe sólo un conflicto social.

Y se demostró que ya entramos en la etapa que produce heridos y muertos.

Hemos pedido que se tome una decisión política…ahora ya.

Hemos propuesto que se forme una unidad especializada contra el terrorismo.

Hemos demostrado que estamos disponibles, para enfrentar este flagelo.

Perola ideología es más fuerte que lo urgente y necesario.

Siguen durmiendo en el Congreso, leyes contra los encapuchados y se sigue diferenciando, a los atentados de Santiago, con los del resto del país como si fueran dos países diferentes.

Hoy, quiero hacer un llamado y una invitación, a trabajar con más fuerza que nunca para que la UDI sea protagonista del futuro, que profundice su vocación popular y logre representar las preocupaciones e intereses de la clase media.

Queremos decirle a esas familias que no descansaremos y no dudaremos un minuto en defenderlos con mucha fuerza de los avances del Estado, que pretenden anular su capacidad de decidir y der ser artífices de sus propias vidas. No permitiremos que todo aquello que han logrado por mérito les sea arrebatado y nos aseguraremos de que su esfuerzo, valentía y sacrificio sean recompensados.

La UDI es un partido con tradici√≥n, historia y convicciones profundas, que ha enfrentado a trav√©s de los a√Īos muchas dificultades y ha dado muchas batallas de las que ha salido fortalecido. Lo √ļnico que ha resultado de esos momentos, en que han querido anularnos y atar nuestras manos para que no digamos con fuerza lo que consideramos da√Īino para Chile, es unidad y m√°s compromiso con un pa√≠s justo y solidario.

En este escenario no hay lugar, para divisiones porque es ahí donde germina y crece la bacteria de la ideología.

Aqu√≠, no debe existir diferencia o divisi√≥n entre nosotros. Lo que necesita la UDI y lo que necesita el pa√≠s es unidad y no s√≥lo para evitar la demolici√≥n de todo lo que conocemos, sino tambi√©n para demostrarle a Chile que somos la verdadera oposici√≥n y la real alternativa, para que Chile vuelva al camino del crecimiento, de los sue√Īos y de la esperanza.

Hoy enfrentamos al socialismo del Siglo XXI, que ha logrado capturar no sólo la conciencia sino el alma de muchos latinoamericanos, que hoy sufren las consecuencias. Nosotros representamos una alternativa, tenemos un camino, porque somos una centro derecha renovada, de futuro, que conoce a la ciudadanía y está dispuesta defenderla no desde la ideología, sino desde un proyecto político que encarna la movilidad social, no el igualitarismo mediocre; que premia el mérito; que cree en el emprendimiento; que jamás estará dispuesta a transar la libertad individual.

Una centro derecha profundamente arriagada en su vocaci√≥n social, que no duda en salir a la calle para conocer desde las personas cu√°l es el Chile real, que sintoniza con las demandas ciudadanas porque comparte d√≠a a d√≠a con quienes est√°n sufriendo y pas√°ndolo mal, que sabe que la √ļnica forma de volver a gobernar es ganando no s√≥lo votos sino corazones.

La reforma educacional ha tenido el mérito de levantar y despertar a una oposición social que ha salido a la calle a defender un hijo y advertirle al Gobierno que con sus hijos no se juega. Este fin de semanas más de 100 mil personas en todo Chile marcharon para pedirle al gobierno, en forma pacíficay a cara descubierta, que no perjudicaran a sus hijos, quitándoles el derecho a elegir libremente el mejor establecimiento para sus hijos.

Nuestros parlamentarios se desplegaron por todo Chile para no s√≥lo acompa√Īar a estos pap√°s, sino para comprometerse a seguir luchando para que esta reforma no perjudique a sus hijos.

Les tenemos una mala noticia a todos aquellos que pretenden inmovilizarnos para que no cumplamos nuestro rol opositor, porque jam√°s cederemos ante nuestra responsabilidad de proteger a los chilenos. En este escenario la UDI tiene que jugar el rol que le manda su vocaci√≥n m√°s profunda: ser una valla de contenci√≥n una proyecto de la centro izquierda que es da√Īino para el desarrollo de Chile.

Pas√≥ el tiempo de leer las encuestas, lleg√≥ el tiempo de trabajar para cambiarlas. En la encrucijada actual la UDI no va a guiarse por el aplaus√≥metro, porque ser√≠a traicionar nuestra esencia. La polarizaci√≥n a la que la Nueva Mayor√≠a est√° llevando el pa√≠s necesita de una UDI con la convicci√≥n y la capacidad de para representar, sin ahogar, a la oposici√≥n social. Ese es nuestro rol y nuestro principal desaf√≠os en los pr√≥ximo a√Īos‚Ķ.

En este escenario, queremos convocarlos a trabajar unidos y con m√°s fuerza que nunca para nuestros desaf√≠o electoral m√°s pr√≥ximo: las municipales 2016. El llamado es a recuperar la calle con la certeza de que la ciudadan√≠a est√° de nuestro lado y comparten nuestras ideas. Esa convergencia de valores que confluyen en la libertad, el esfuerzo personal y el respeto a la dignidad humana representa a gran parte de nuestra sociedad y necesita ser articulada para constituirse en una mayor√≠a pol√≠tica. Es eso lo que la ciudadan√≠a espera de nosotros y en lo que debemos centrarnos en los pr√≥ximos a√Īos sin descanso.

Quisiera terminar estas palabras hablando de todo corazón. Me siento orgulloso del partido que hemos construido, de todos nuestros líderes y dirigentes a lo largo del país.

Pero adem√°s del orgullo me siento responsable. Con ustedes me siento responsable de lo que est√° pasando en Chile.

Las familias m√°s pobres de Chile y nuestra clase media no van a estar solas. Nuestro compromiso con los m√°s pobres est√° m√°s fuerte y vivo que nunca. El mejor ejemplo fue la gran experiencia del Vivelo 2014 organizado por la juventud.

La clase media necesita una esperanza de futuro.

Amigas y amigos, la UDI ser√° esa esperanza de futuro.

Ustedes bien saben que no podemos descansar. Ustedes saben que tenemos que salir a la calle. Ustedes saben que nos quieren callar. Ustedes saben que que tenemos la fuerza. Ustedes saben que tenemos el testimonio. Ustedes saben que tenemos el corazón popular de hacer de Chile un país más justo para todos los chilenos.

Los convoco a todos a violver a las raíces, a dar los mejor de nuestro testimonio, a ser los animadores del futuro, a trabajar para rsintonizar con el corazón de la clase media chilena.

Amigas y amigos. Sin un minuto de descanso, a seguir trabajando por Chile. Un abrazo a todos y muy feliz aniversario!

Muchas gracias.

Compartir

Ir al Home