Unión Demócrata Independiente

El fantasma de la violencia política

País - 2 abril, 2018
El fantasma de la violencia política

Ayer se cumplieron 27 años desde que el senador, líder y fundador de la UDI, Jaime Guzmán, fue asesinado. Más de un cuarto de siglo ha transcurrido desde un hecho que sigue marcando nuestra democracia y sus instituciones republicanas.

Recordar su muerte en el contexto de la agresión sufrida por José Antonio Kast hace unos días en una universidad nos lleva a seguir reflexionando sobre cuánto hemos avanzado en Chile por desterrar la violencia, el odio y la intransigencia de nuestra convivencia diaria.

Lamentablemente, la violencia política es un fenómeno que continúa vigente en nuestra sociedad; es más, algunos lo validan discursivamente, y, por lo mismo, debemos enfrentarlo con determinación y sin miedo.

La violencia, en cualquier forma, es un retroceso en la construcción de una sociedad que basa sus principios en el respeto irrestricto hacia los demás y en las distintas maneras de pensar.

En este contexto, la muerte de Jaime Guzmán adquiere una dimensión aún más profunda, ya que constituye un recordatorio de que no estamos inmunes al resurgimiento de la violencia en sus distintas manifestaciones, siendo la intolerancia su síntoma más evidente.

Quienes tenemos responsabilidad política debemos condenar categóricamente, sin ambages, este tipo de hechos, y a sus protagonistas, para evitar su proliferación. Como partido, seguiremos defendiendo la obra y el legado de Jaime Guzmán y bregando por cultivar la esencia de la democracia: el respeto, la tolerancia, el diálogo y el sentido país, para que sean los acuerdos los que primen en nuestra sociedad, más allá de posiciones y colores políticos, de manera de que en Chile no haya espacio para las expresiones de violencia, odio e intolerancia.

Compartir

Ir al Home