Senadores UDI y RN presentan proyecto de acompañamiento a la maternidad

Salud - 14 Agosto, 2017
Senadores UDI y RN presentan proyecto de acompañamiento a la maternidad

La iniciativa busca ser una alternativa al proyecto de aborto que se vota la próxima semana en el Senado. Desde la UDI y RN, coinciden con la mirada de que el aborto para embarazos complejos, no puede ser la única solución que ofrezca el Estado.

Esta tarde la presidenta de la UDI, senadora Jacqueline Van Rysselberghe junto a sus pares Ena Von Baer, Hernán Larraín, Francisco Chahuan y Alberto Espina, presentó un proyecto de ley de acompañamiento a la maternidad que busca proteger a la madre y al niño que está por nacer en embarazos complejos o vulnerables.

Según el contenido de la iniciativa, se busca dar una adecuada protección en los casos de: embarazadas de un niño con una malformación; aquellas madres embarazadas de un niño con trisonomía 21 (Síndrome de Down); aquellas mujeres sometidas a hospitalizaciones prolongadas o embarazos que terminan en forma prematura o a edades gestacionales muy tempranas; aquellos casos en que el embarazo se ha producido a muy temprana edad de la madre (14 años) o que la precede un ataque de carácter sexual; y a aquellas mujeres con abortos recurrentes.

La senadora Van Rysselberghe sostuvo que se trata de un trabajo serio y con costos financieros, explicando que “hicimos un trabajo, que de verdad resguarda la maternidad integralmente, no solo desde el punto de vista de la salud de la madre sino también del niño que está por nacer y, desde esa perspectiva, nosotros queremos hacerle un llamado al Gobierno, a que si la esencia del proyecto de la legalización del aborto como dice su mensaje, es evitar que las mujeres sufran, entonces hagamos un proyecto de acompañamiento real y efectivo que cubra todos los aspectos, no solamente las horas médicas, sino también el acompañamiento sicológico adecuado”.

Van Rysselberghe indicó que en casos de niños con malformaciones “se requiere un apoyo financiero a la familia y si vamos a hacer un proyecto que va a eliminar a un ser humano, entonces queremos pedirle al Gobierno que también, impulse un proyecto que resguarde la maternidad de manera integral. Nosotros queremos un proyecto que apoye la vida aunque sea difícil, aunque tenga dificultades, porque es un ser humano que está enfermo o fue concebido en condiciones de violencia o cuando la vida de la madre esté en riesgo, en esos casos, queremos apoyo real del Estado y no solamente la salida del aborto”.

En tanto, el senador Hernán Larraín expresó que “consiente la situación de la mujer, estamos planteando un sistema de protección antes, durante y después del parto que permita ayudar a la madre, ayudarla a enfrentar este problema y por cierto salvar la vida del ser que está en su vientre. Nos parece que ese es el camino humano que busca resolver en defensa de la vida una cuestión muy importante, y este proyecto del gobierno, al carecer de esta protección de la madre, realmente está buscando la solución más cruda, más dura y quizás la menos humana”.

MINUTA PROYECTO DE LEY QUE DA PROTECCIÓN INTEGRAL A LA MATERNIDAD Y MODIFICA LOS CUERPOS LEGALES QUE INDICA

Después de 5 meses de intenso trabajo salió a la luz el proyecto que le da protección a la maternidad, el cual constituye una respuesta integral a la problemática de los embarazos complejos los cuales son la principal fuente de abortos en Chile. Recordemos que se producen entre 13553 y 18071 abortos provocados en nuestro país anualmente.

Entendiendo que la solución a los embarazos complejos pasa por una respuesta completa de parte del Estado, un grupo de expertos en las áreas del Derecho Constitucional, Penal, Civil y Parlamentario (Raúl Bertelsen, ex Presidente del Tribunal Constitucional, Tatiana Vargas, Doctora en Derecho Penal, Rodrigo Guerra, Doctor en Derecho Penal, Cristóbal Aguilera, coordinador legislativo de ONG Comunidad y Justicia, Pablo Urquízar, Máster en Derecho y asesor legislativo, Patricia Gonelle, Cientista Político y la abogada Cristina Errázuriz) y especialistas en medicina materno fetal (Horacio Figueroa y José Antonio Arraztoa), liderados por los Senadores Jacqueline Van Rysselberghe y Francisco Chahuán, miembros de la Comisión de Salud, trabajaron arduamente en un proyecto de protección integral de la maternidad estableciendo un programa especial de acompañamiento reformando además diversos cuerpos legales.

En concreto, el proyecto pretende proteger especialmente a las mujeres con embarazos complejos o vulnerables, esto es: embarazadas de un niño con una malformación; aquellas madres embarazadas de un niño con trisonomía 21 (Síndrome de Down); aquellas mujeres sometidas a hospitalizaciones prolongadas o embarazos que terminan en forma prematura o a edades gestacionales muy tempranas; aquellos casos en que el embarazo se ha producido a muy temprana edad de la madre (14 años) o que la precede un ataque de carácter sexual; y a aquellas mujeres con abortos recurrentes.

En cuanto a su contenido, el proyecto contempla cuatro títulos y dos disposiciones transitorias. El título I denominado “Disposiciones generales”, se refiere al propósito de la iniciativa legal, esto es, la protección de la maternidad, que atiende tanto a la mujer embarazada como al que está por nacer a través de un sistema integral de protección y de acompañamiento. Asimismo, se consagra la perspectiva de maternidad, consistente en la obligación de los órganos de la Administración del Estado, dentro del ámbito de su competencia, de elaborar e implementar políticas con perspectiva de maternidad destinadas a garantizar a toda mujer embarazada y al que está por nacer. Por otro lado, contempla una serie de definiciones indispensables para efectos de la aplicación de la ley, tales como: niño; discriminación arbitraria; adopción; maltrato y malformaciones congénitas letales, para culminar con una regla de interpretación y aplicación de la ley en favor del interés superior del niño que está por nacer y de la protección de la maternidad.

El título II referente a la “Protección integral a la maternidad” establece el derecho a protección especial de parte del Estado, tanto de la mujer como del que está por nacer, en particular en aquellos casos de embarazos complejos como los de alto riesgo obstétrico con potencial riesgo vital; niño por nacer con malformaciones congénitas letales, o embarazo como consecuencia de violación. De igual forma, se establece la obligación de asistencia integral la cual debe ser de índole médica, psicológica, psiquiátrica, social, legal, económica y el cuidado especial que requiera su situación particular. Asimismo, se establece la facultad de que en el cumplimiento de dichas tareas se permita la colaboración público-privada.

El título III dice relación con la “Política Nacional de Acompañamiento y su Plan de Acción”. La Política Nacional deberá propender a la creación de las condiciones político institucionales, que garanticen el ejercicio efectivo de la maternidad, de los derechos de las mujeres embarazadas y de los niños que están por nacer, fortaleciendo la gestión pública, así como el seguimiento, monitoreo, evaluación y la rendición de cuentas. Asimismo, se orientará a fortalecer la calidad de los programas, de los servicios y las prestaciones de las políticas sociales generales y especializadas, y a potenciar la participación y colaboración con la sociedad civil en sus objetivos. El Plan de acción, implementará la Política Nacional debiendo contener: los programas o líneas programáticas que lo integran; las acciones y medidas específicas a ejecutar; los plazos de ejecución; los órganos responsables; los mecanismos de control y de fiscalización; las metas para sus acciones y medidas; y los indicadores necesarios para su evaluación.

El título final modifica diversos cuerpos legales con la finalidad de refrendar esa protección de la maternidad. Así, se incorpora como categoría protegida de discriminación en la ley N° 20.609 que establece medidas contra la discriminación, la maternidad, el nacimiento y el desarrollo intrauterino. De igual modo, se modifica la ley N° 18.933, que fija el texto refundido, coordinado y sistematizado del Decreto Ley N° 2.763, de 1979, y de las leyes N° 18.933 y N° 18.469, estableciéndose que los niños desde la concepción gozan de los mismos beneficios en el sistema de salud contratado que la madre. Asimismo, se elimina el tipo penal del infanticidio contemplado en el artículo 394 del Código Penal que discrimina la pena frente a la gravedad del parricidio si la víctima es el hijo o nieto recién nacido dentro de las 48 horas del parto. Por otro lado, se suprime el artículo 369 del Código Penal haciendo que la violación sea un delito de acción penal pública y no de acción penal pública previa instancia particular como lo es actualmente, con miras a la persecución eficiente del delito.

Además, por primera vez se establece un informe financiero para la totalidad de embarazos complejos, correspondiente a 11.569 pacientes, ascendente a la suma de $ 12.000.314.120.- por año a valor Fonasa Nivel 3. Así, en cuanto a las mujeres embarazadas de un niño con malformación, correspondiente a 5000 pacientes, el costo es de $ 6.290.400.000.- En relación a los niños con trisomía 21, los que llegan a 500 pacientes, la suma es de $696.060.000.- Con respecto a las mujeres sometidas a hospitalizaciones prolongadas o embarazos que terminan en forma prematura o a edades gestacionales muy tempranas, las cuales significan 2500 pacientes, la cantidad es de $3.145.200.000.- En cuanto a las niñas embarazadas menores de 14 años, llegan a 874 pacientes, la suma es de $ 401.935.120.-. Asimismo, las mujeres embarazadas producto de una violación serían 195 con un costo de $ 136.344.000.- Por último se encuentran las mujeres con abortos recurrentes, que son 500 pacientes con un costo de $ 1.330.375.000.-

Compartir